Cuaderno de Campo

Cuando salíamos a pescar con el Kayak (ahora apenas pescamos ya al curricán) recuerdo alguna ocasión en que limpiando algún Espetón le extraiamos la vejiga natatoria. Es un órgano realmente curioso.

La vejiga natatoria es, literalmente, una bolsa llena de aire, como de plástico al tacto, alargada y situada bajo la protección de la espina. Muy elástica y resistente (puedes jugar con ella entre los dedos que no se desinfla fácilmente) es el órgano encargado de gestionar la flotabilidad de los peces que mediante presión muscular la "desinflan" ó la "inflan" a partir de gases producidos en el torrente sanguíneo. Cuando un pez, en un acuario, pierde la vejiga natatoria (normalmente por enfermedad) aparece posado en el suelo, quietos o moviéndose torpemente como a saltos. Cuando eso ocurre el pez tiene las horas contadas.


Claro que tambien hay ocasiones en que la vejiga natatoria es un incordio. Por ejemplo si eres una Rascasa ó un Blénido y aspiras a vivir agarrado a una roca flotar te sirve de bien poco. Estos dos peces han perdido por completo la vejiga natatoria, si se les tira al agua se hunden como un plomo. Los Blénidos incluso han cambiado las escamas por una piel mucosa y resbaladiza (de ahí el nombre de "Babosas") y han transformado las aletas pectorales a unos rudimentarios deditos con los que se agarran al suelo.


Pulsa aquí para reemplazar la foto del Blénido por un vídeo con Rascasas.

También, si es usted un fotógrafo con intenciones de retratar alguno de los anteriores una vejiga natatoria para personas, o lo que los buzos comúnmente llaman "chaleco de buceo", puede llegar a ser una verdadera tortura. Para alguna de las fotografías de aquí arriba, y desesperado como estaba por ser incapaz de quedarme quieto en el sitio (sin que me arrastrase la corriente) opte por desinflar considerablemente mi "chaleco-vejiga" para que el cinturón de plomos hiciese su trabajo y yo lograse mantenerme quieto en el sitio, al menos un instante en el que hacer una foto.

Luego me costaría lo mio "remontar el vuelo", reinflar el chaleco-vejiga, y maldecir a las cuatro corrientes: lo de ser liviano como una pluma debajo del agua es un auténtico coñazo!


  1. Glocoru, 23 de agosto, 2011También puedes usar tus pulmones a modo de vejiga natatoria. No tan eficaz como la de los peces pero hacer su papel!
  2. Trebol-a, 23 de agosto, 2011No, si será por vejigas... si yo no quiero más, si lo que pasa es que me sobran, yo lo que quiero es poder quedarme quietecito que no me arrastre la brisa marina.

    Tu vas buceando tan tranquilo, sin corriente, todo bien, todo en calma... anda mira! una babosa!! que bonica, voy a hacerle una foto... coño, de repente no hay manera de quedarte quieto, con una mano agarrando la cámara, otra agarrado a la roca y batiendo las aletas y no era capaz de mantener el bicho enfocado... pues nada, vacio el chaleco!! clon!! ala! yastoy clavao al suelo! a ver quien es el guapo que despega ahora!! :)
  3. Miguel, 24 de agosto, 2011Prueba con un trípode de plomo.
  4. Àlber, 5 de septiembre, 2011Siempre me ha impresionado lo confiados que están en su camuflaje los Rascasios (o Escórporas en Cataluña). Se quedan ahí quietos como diciendo "soy una roca y tú no me vés" :). Supongo que el tener espinas dorsales venenosas también les da más confianza.

    Pero toda esta confianza resulta en su perdición, ya que te permite cazarlos con un simple salabardo (como un cazamariposas marino)... y lo rico que sale el "suquet" cuando los metes en la cazuela!
El formulario para dejar en este apunte ya fué cerrado. Se cierran automáticamente después de dos años de la publicación.
Gracias por tu interés.

© Cuaderno de campo es un blog personal mantenido y desarrollado por Trebol-a y en el que participan Trebol-a, Miguel, Mónica y Merche.

Todo el material de textos, fotografías y vídeos aquí publicado (y salvo que se exprese lo contrario) se hace bajo licencia Creative Commons, para cualquier duda o aclaración puedes dirigirte a Trebol-a por correo electrónico.