Cuaderno de Campo

Cambiemos Murcia es un partido político que se presenta a las municipales en Murcia. Este partido político fue impulsado por los firmantes de un manifiesto (La ciudad que amamos y queremos), al que se fueron sumando personas de diferentes movimientos políticos (Podemos, Equo, IU…). Al final, por diferentes motivos, solo ha quedado IU dentro, porque Equo y Podemos abandonaron el barco (también muchos de los impulsores del manifiesto). Se ha criticado que Equo y Podemos no se hayan sometido a la voluntad expresada en las últimas asambleas (las que conformaron la candidatura municipal).
Sin entrar a analizar esos procesos asamblearios, solo quiero comentar unos aspectos que muchas de las que opinan en torno a este proceso de confluencia olvidan. Comenzaré diciendo que Cambiemos Murcia no apoya a Podemos. Esto quiere decir que no va a pedir el voto para nuestra formación política. ¿Es este el problema? No, este es el síntoma. El voto no es lo más importante. Lo importante es que no apoyar a Podemos hoy es no apoyar un modo de entender la alternativa política alejado del bipartidismo, un modo de organizarse que no le debe favores a nadie, porque no tiene deudas con nadie, y a una gente que viene de diferentes realidades, con el objetivo de cambiar el panorama político que se nos ofrece desde hace más de treinta años.
Hay quien habla de “la asamblea” como si fuera un fin en sí mismo y no lo es. Asambleas hay de mil colores. Los que las hemos vivido las reconocemos nada más verlas. La asamblea, como idea, es la suma de muchas variables. Y cuando el resultado de esa suma es erróneo, no es honesto decir y vociferar que es el resultado que nos ha salido y que hay que tragar. ¿Por qué? Si el resultado de la suma no es correcto, lo justo es borrar y hacer la suma de nuevo. Aunque tardemos cuatro años más en hacerla.
Entiendo que haya personas que les valga cualquier resultado asambleario. Imagino que dependerá de los objetivos que uno se marque. Pero tan respetable resulta apoyar la decisión mayoritaria, como no hacerlo (¡¡veremos el 24 cuál es la opción mayoritaria!!). En la cultura asamblearia, cuando no te gusta el resultado puedes dar consentimiento, bloquear o apartarte. En Cambiemos Murcia un grupo de personas descontentas con el resultado de una asamblea han decidido apartarse y no bloquear (Por cierto, a algunos de Podemos nos gustaría que ciertos compañeros y compañeras que están en nuestra organización hicieran ese mismo ejercicio de respeto asambleario y en lugar de bloquear, se apartaran).
Es cierto que es urgente echar de las instituciones al PP. Pero algunos olvidan, o no reconocen, cuales son nuestros puntos de partida, los de Podemos. Nuestro punto de partida son las elecciones generales. Entiendo que aún hoy, y a pesar de haberlo repetido por activa y por pasiva, muchas no entiendan qué quiere esto decir. Quiere decir que Podemos solo apoyará proyectos en los que crea que ese objetivo queda a salvo, que empuja en esa dirección. ¿Podemos estar equivocados? Podemos.
Entiendo, al calor de la contienda electoral, que haya quien no vea más que el trapo al que embestir, aunque algunos veamos detrás un duro muro de ladrillos. Veinte años de capote es mucho, sí. Pero ese muro hay que tirarlo con inteligencia, y calculando bien dónde y cuándo golpear para no salir magullados. No es reproduciendo los mismos comportamientos como vamos a conseguir resultados diferentes. Cuando decíamos que no es con la "sopa de siglas" como vamos a acabar con el PP es porque creíamos que, efectivamente, ahora no era el momento.

0 comentarios

Comenta

© Cuaderno de campo es un blog personal mantenido y desarrollado por Trebol-a y en el que participan Trebol-a, Miguel, Mónica y Merche.

Todo el material de textos, fotografías y vídeos aquí publicado (y salvo que se exprese lo contrario) se hace bajo licencia Creative Commons, para cualquier duda o aclaración puedes dirigirte a Trebol-a por correo electrónico.